Slipknot – Buena música escondida en feas máscaras

¡Amigas! ¡Amigos! Bienvenidos a una nueva función de este circo itinerante donde con circenses palabras trataré de describir las distintas sensaciones que diversas bandas han causado en mi persona, y que desfachatadamente hemos bautizado Escrito Sagrado.

Los invitados de hoy, Slipknot.

“Buena música escondida en feas máscaras”

Ya había escuchado el primer lanzamiento de Slipknot y aunque ahí encontré algunas buenas canciones me quedo la sensación que estaba más enfocado en el efecto visual que musical, en mi humilde percepción, algo que se me hizo habitual a lo largo de toda la discografía de los enmascarados, a excepción del disco que voy a describir a continuación. De este debut rescato “(sic)”, lejos lo mejor del disco, “Eyeless”, “No Life”, “Scissors”. Un disco que no me mato pero dejaba paréntesis abierto para lo que vendría.

Y el siguiente paso de los oriundos de Iowa fue justamente “Iowa” – 2001 es el segundo disco de Slipknot y el motivo por el que estoy sentado en esta calurosa noche escribiendo estas palabras. Es un disco superior en todo concepto al debut de la banda, cosa que es bastante lógica. Variado musicalmente, que va a ser algo habitual en toda la discografía de la banda, con temas rápidos, intensos, cargados de climas, más tranquilos, un verdadero potpurrí musical que algunas veces, esa mezcla sale bien y otras no tanto, según mi manera de percibir su música.

El disco comienza con “(515)”, una intensa intro con unos sufridos quejidos, (Sid Wilson, #0 , el “pinchadiscos” de la banda), según deja ver sus gritos y que da el pie para el verdadero primer tema del disco, “People = Shit”, un muy buen tema en donde los samplers hacen un trabajo excelente, cargando el tema de un aire intenso, frenético, que le calza perfecto al tema, debo reconocer, estimado lectores de estos escritos, que no soy adepto a esos sonidos pero también es justo reconocer que Slipknot los utiliza muy bien. Como va a ser una constante a lo largo de todo el disco, el trabajo de Jordison, #1, en batería y Taylor, #8, en voz son los puntos más altos de estos agradables psicópatas musicales.

“Disasterpiece”, es el siguiente tema, con un estribillo que pasa del blast al tupa-tupa que te desacomoda la cervical. Llegando al final viene una parte tranquila, con Taylor cantando tranquilamente hasta que estalla otra vez junto a un machaque de guitarra hermosamente macetón. Buena canción que da pie a la llegada de uno de los clásicos que trae este gran disco, “My Plague, que llega de la mano de su video clip a meterse en nuestras mentes y no salir nunca más. En parte por ese hermoso estribillo de voces limpias de Taylor. Un tema redondo por todas partes, con buenos riff a lo largo de toda la canción, (James Root, #4 y Mick Thomson, #7).

La percusión, parte importante también en este gran corte, (Shawn Crahan, #6, Chris Fehn, #3). “Everithyng Ends” viene a continuación, canción que me gusta mucho por la combinación en el estribillo de voces podridas con voces limpias, y que a mi parecer, es en el tema que mejor calza esta muy buena combinación. Un tema parejito de principio a fin y que ayuda a mantener el alto nivel que viene trayendo el disco. “The Heretic Anthem” nos da la bienvenida con una inquietante voz en eco y un tremendo machaque, bien marcado, bien pesado, que no vuelve a aparecer en toda la canción. Buen tema con un buen final.

“Gently”, es la siguiente parada y su comienzo íntimo, calmo, con un clima intenso que nos hipnotiza y nos dejamos llevar hasta que nos despiertan de un trompazo llegando al final con los gritos de Taylor y los riffs pesadísimos de las guitarras. Un temazo, por lo distinto, por el clima y porque animarse a componer algo distinto hace distintas a las bandas. No ser repetitivas, sorprender, no tener miedo. Y a mí, que no soy un gran fanático de Slipknot, son las cosas que más me atraen de esta gran banda de enmascarados. Aplausos para esta joya incluida en este gran disco!

Luego viene en la lista “Left Behind”, ya pasamos la mitad del disco casi sin darnos cuenta. Este es uno de mis temas preferidos del disco, que pelea mano a mano con uno que está por llegar. Desde el inicio con ese riff bien sucio en su sonido que avanza junto con el tema, sumado al dibujo de bajo, (Paul Gray, #2), nos van llevando hacía un hermoso estribillo. El final es muy bueno, con esos gritos/quejidos con la música que se va apagando es perfecto. A esta altura ya sabemos que Slipknot gano sobradamente la batalla y que no estamos ante un disco más.

A continuación “The Shape”, que es un buen tema, manteniendo el nivel general del disco, con otro gran estribillo, pero que venir después de “Left Behind” por ahí no la favoreció, aunque es una buena canción.

“I Am Hated”, pasada en samplers, (un poco si, muchachos, pero a este señor mayor tanto no lo convence), pero con un buen ritmo, sobre todo llegando al final. “Skin Ticket”, es mi otro gran favorito de este disco. Ya desde el comienzo, con un clima bien espeso, hasta que llega la explosión con un riff bien pesado, pero la risa psicópata de Taylor nos mete miedo y el tema pega un volantazo y ahí se nos arruga la ropa interior cuando nos susurra “Come See My Cage, Built In My Grave”, Señoras y señores, así se crea un clima! Y la explosión otra vez, y enseguida volvemos a ese agujero negro para ver su caja, construida en su tumba. ¡Que temazo, madre mía! ¡Una obra de arte!

A esta altura ya me daba lo mismo que el disco siguiera o terminara ahí mismo, porque les cuento algo que no les dije, a lo largo de todos los escritos ya publicados. Para mí el tiempo justo que tienen que durar los discos es no más de 38, 40 minutos. Pasado ese lapso de tiempo, mi interés empieza a decaer. Ojo, es un tema mío, lo sé, que le voy a hacer. Pero volvamos a lo importante, que es la música y los tres temas que quedan del disco.

“New Abortion” y “Metabolic”, bien pesados, con buenos riffs, nos van mostrando el camino hacía el irremediable final, que llega de la mano de “Iowa”, con sus más de tres minutos de clima tenebroso, hasta el arranque de la parte musical. Un tema pasado de experimentación, en lo que a mi parecer, no logra su cometido, mucho menos con los más de quince minutos que dura. Definitivamente, los minutos que le
sobran al disco están en este tema.

Un gran disco de Slipknot, que ni siquiera el tema homónimo pudo arruinar. La banda seguiría su camino indeclinable hacía la cima con sendos lanzamientos, mientras fue atravesando distintas dificultades como el cambio de integrantes, (la salida de Jordison fue tan traumática como polémica), el fallecimiento de uno de sus integrantes, (Paul Gray, que puso en jaque inclusive el futuro de la banda), pero así y todo Slipknot siguió su rumbo, editando buenos discos.

“Vol 3: The Subliminal Verses) – 2004 con grandes canciones, “Three Nil”, “Dualty”, (de lo mejor en toda la discografía), “Opium Of The People”, “Vermilion”, “Before a Forget”. “All Hope Is Gone” – 2008, “Gematria (The Killing Name), (para Jordi, como vas a meter ese doble bombo, animal!), “Sulfur”, “Psychosocial”, (mi preferido de toda la discografía de Slipknot. Esa marcha es inigualable! Y cuando entra la voz es perfecto. Ah! Y el puente previo al estribillo, mamita! Perfecto!), “This Cold Black”, “All Hope Is Gone”. “5: The Gray Chapter” – 2014, disco oscuro editado tras momentos oscuros tras el fallecimiento de Paul Gray. “AOV”, “The Devil In I”, “Nomadic”. “We Are Not Your Kind” – 2019, “Unsainted”, “Birth Of The Cruel”, “Critical Darling”, “Solway Firth”. “The End, So Far” – 2022, “The Dying Song”, “Warranty”, “Acidic”, “H377”.

Sin dudas Slipknot, es una de las bandas más populares de la escena extrema, que a traspasado límites y salido airoso. A algunos les gustará más, a otros menos, pero su valor y alcance son indiscutibles, como lo excelente que es el disco “Iowa”, que para quien escribe, es lo mejor de toda la discografía de la banda.

Y así compañeros de este camino sinuoso, estas palabras a cara limpia volcadas en escrito han llegado a destino. Pueden dejar críticas, sugerencias y comentarios en las redes sociales del portal, sea en la publicación o en la historia.

Nos leemos en la próxima salida. ¿Dónde? ¡Acá, por supuesto! ¡En los Escritos Sagrados de Yunque!